Aller à la page d'accueil. | Aller au contenu. | Aller à la navigation |

 
Acciones de Documento

MISA DE APERTURA CONSULTA - CONSEJO AMPLIADO

2 diciembre 2016

Ciudad de Guatemala, 1° DE DICIEMBRE 2016

Queridas hermanas, Padre y amigos,
Aquí estamos reunidas, en el nombre del Señor, las Oblatas de las tres ramas y de los tres continentes, para la apertura de la Consulta y del Consejo Ampliado, en esta Eucaristía.
Este encuentro es histórico para nuestro Instituto porque es la primera vez que tal evento se vive en el Continente de América.
Este tipo de reunión tiene lugar, según las normas de nuestro libro de Vida, cada dos años. Tiene por objetivo, en un primer momento, hacer la relectura de los años que han seguido al Capitulo y, luego, la preparación inmediata del Capítulo siguiente que tendrá lugar en 2018.
En esta Eucaristía, queremos pedir al Señor que nos acompañe a lo largo de este encuentro en el cual participan Oblatas de los tres Continentes. Estoy segura que nuestra madre Luisa Teresa se siente contenta de vernos reunidas aquí juntas, en la diversidad de nuestros pueblos, razas, culturas y naciones, unidas en una misma Oblación.

En esta celebración queremos hacer memoria, con gratitud, de la audacia de las primeras Oblatas que llegaron a este Continente. En 1894 a El Salvador y sucesivamente a los otros países de Centro América. Queremos también recordar, hoy, a todas las Oblatas, las cuales, a lo largo de los años, jugaron un papel activo en el Instituto, con valor, dinamismo, visión y perseverancia. Es gracias a ellas que podemos avanzar, hoy, con pasión, con esperanza, y con la mirada puesta hacia el futuro.
El Padre Eduardo Valdés, SJ. (conocido cariñosamente como “el negro”) preside nuestra Eucaristía. Gracias, Padre, por haber aceptado compartir y celebrar con nosotras este acontecimiento histórico.
Juntas pidamos al Señor, por intercesión de nuestra Madre Luisa Teresa, que esta Consulta y Consejo Ampliado, sean momentos de gracia, que puedan hacer avanzar a todo el Instituto por los caminos del mundo, ofreciendo así, a todos, las riquezas de nuestro Carisma: Ser testigo/as del Amor y dar a conocer al Dios de ternura.
Que Dios Padre y Madre, cercano y amigo, pueda colmar todos los deseos y las aspiraciones de nuestros hermanos y hermanas.
Julia Sousa.
 

<< Volver a la lista